Cómo preparar té frío

Hay gente que piensa que la única forma de preparar el té es con agua caliente, pero en el siguiente artículo vais a ver cómo eso no es así. Cuando hace calor apetece más bebidas frías que calientes y a continuación vamos a ver como preparar té frío correctamente. 

Con que agua preparar el té frio

Para preparar te frio no necesitamos calentar el agua, usaremos solo agua fría. Al no utilizar agua caliente, las hojas de té se extraen mucho más lentamente, lo que puede dar lugar a un té de cuerpo más ligero y con menos amargor. Es una forma fácil de disfrutar de cualquier tipo de té (té verde, té negro, té blanco, té oolong, té rojo o de infusiones de hierbas), ya que todos ellos funcionan bien en frío, variando los tiempos de infusión.

Este método es sencillo. Incluso puede resultarte más fácil que preparar el té con agua caliente, ya que con el agua fría no corre el riesgo de estropearse por estar demasiado tiempo en agua. Y tendremos que preocuparnos menos por la cantidad de hojas de té que usamos o por el tiempo de infusión. 

Hay gente que no le gusta el té verde y normalmente se debe a que la temperatura del agua es demasiado caliente o  a que las hojas se dejan reposar durante demasiado tiempo. Con lo que el resultado es una bebida muy amarga.

Si ese es tu caso, entonces preparar en frío tés delicados como es el té verde sería una excelente manera de darle otra oportunidad.

¿Puedo volver a usar el  té? 

Se pueden utilizar las hojas de té gastadas de una infusión caliente (pero no recomiendo volver a usar las hojas de un té frio). En lugar de tirar las hojas ya usadas, se podrían poner en una jarra con agua para que reposen toda la noche en la nevera.

Tiempos de preparacion del té frio

Puedes dejar reposar tus tés en frío durante un par de horas o incluso 10 horas o más (verás una lista de tiempos en el paso 3). La cuestión es que experimentes tú mismo con los tiempos de mantener el té frio en remojo. Comprueba a menudo el estado de tu té para ver si te gusta su sabor.

La única desventaja del té en frío es el tiempo de espera, pero se soluciona fácilmente si preparas el té y lo dejas en la nevera durante la noche. A la mañana siguiente te despertarás con una bebida refrescante y eliminando el tiempo de espera…

Qué necesitas para preparar el té frío

  • El té que prefieras (utiliza té de hoja suelta para un mejor sabor)
  • Una jarra o botella
  • Agua a temperatura ambiente o fría
  • (Opcional) Algún aromatizante como frutas o algún edulcorante como miel o stevia

Como preparar te frio por pasos

A continuación verás una guía paso a paso, ten en cuenta que es solo algo orientativo

Paso 1

Coloca 2 cucharaditas de té de hoja suelta en la jarra o botella.  A mí me gusta tener el mío suelto en la jarra en lugar de usar un infusor o filtro de té. De este modo, las hojas de té tienen mucho espacio para moverse y remojarse, lo que les permite liberar todos sus buenos sabores.

Paso 2

Vierte 2 tazas de agua (unos 500 ml) a temperatura ambiente o fría en la jarra. Si quieres hacer más cantidad de té frío, simplemente duplica la cantidad de hojas de té y de agua.

(Opcional) Puedes añadir trozos de fruta, hierbas frescas, especias, etc. para dejar a remojo con el té, en caso de que quieras añadir más y diferentes sabores. 

Otra opción es añadir algún edulcorante, pero el té en frío es naturalmente más dulce, por lo que puede no ser necesario, además de que el agua no estaría caliente para disolver bien el edulcorante.

Paso 3

Tapa la jarra y métela en la nevera. 

Tiempos de preparación del té frio

Estos son los tiempos que tiene que estar reposando el té en frío

  • Té verde y té blanco: de 6 a 8 horas
  • Té de hierbas y té rojo: de 10 a 12 
  • Té negro: de 8 a 12 horas
  • Té oolong (azul): de 8 a 10 horas 

Se puede preparar y dejar en la nevera durante la noche, como ya he dicho antes. Experimenta con los tiempos para ver cuál es el que más encaja con tus gustos.

Paso 4

Después del dejarlos a remojo en frío habrá cambiado el color del agua. Pruébalo para ver si es de tu agrado. Si crees que se ha dejado reposar demasiado tiempo y está demasiado fuerte, simplemente añade más agua fría. Cuando esté a tu gusto, viértelo a través de un colador de malla fina para eliminar las hojas de té sueltas. Sin embargo, si has colocado las hojas de té en un infusor o has utilizado bolsitas de té, simplemente retíralas y deséchalas. 

¡Y a disfrutarlo!

Como habeis visto es muy facil preparar el te frio siguiendo estos sencillos pasos. Con tan solo una jarra de agua y hojas de té tendremos una bebida refrescante para esos días de calor, sin necesidad de calentar el agua. 

Puedes seguirme y comentar en mi cuenta de Instagram o YouTube